Devoción Matutina Para Jóvenes

22 DE ABRIL

DIGNIDAD

Libro de la genealogía de Jesucristo. Mateo 1:1.

Tamar, Rahab, Rut, Betsabé y María. ¿Qué tienen en común estas damas que vivieron en épocas tan distantes? Ellas tienen en común dos cosas: aparecen en la genealogía de Jesús, y tuvieron una vida fuera de lo rutinario, de lo “normal”.

Tamar era cananea, pero emparentó con Judá cuando se casó con su hijo Er. Tamar enviudó, y conforme a la costumbre de la época se casó con Onán, su cuñado. Como volviera a enviudar, engañó a Judá para tener una relación con él, y así nació Fares, antecesor del Salvador.

Rahab era amorrea y regenteaba el mesón de Jericó. Alquilaba habitaciones y también se alquilaba ella misma. Pero Rahab creyó en el Dios de unos hebreos a los que hospedó y protegió. Cuando cayó Jericó, Rahab se unió al pueblo de Dios, y contrajo matrimonio con Salmón, también ancestro del Mesías.

Rut, adoradora de Quemos, contrajo matrimonio con Mahlón, un hebreo avecindado en Moab, y entonces conoció al Dios verdadero. Pero Mahlón murió, y Rut se estableció en Belén con su suegra Noemí. En Belén se casó con Booz, y de esa unión nació Obed, cuyo nieto fue David, del linaje de Jesús.

Betsabé fue poseída por David, quien después mandó matar al marido de ella. Luego se casaron, y procrearon a Salomón.

María de Nazaret fue una “madre soltera” que concibió al Hijo de Dios encarnado. Esa doncella sufrió el repudio de su prometido, hasta que un ángel le hizo ver a José el supremo privilegio de ese embarazo.

¿Unas extranjeras idólatras y de dudosa moral en el linaje del Mesías? ¿Una madre soltera en la familia de Jesús: su propia madre? Así comienza el Nuevo Testamento. Mateo quiere decirnos que la historia que va a narrar está teñida de gracia, que en Cristo no hay extranjeros, y que ningún tropiezo, yerro, pecado o infamia supera el amor de Dios. También nos quiere decir que en el linaje de Jesús las mujeres son importantes.

¿Vives avergonzada por tu origen o te consumes a la sombra de tu pasado? Agradece al que te ha adoptado como hija, olvida tu pasado, disfruta tu parentesco con Jesús, y visualiza tu futuro en su reino de gloria.

Deja tu Comentario

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.