Devoción Matutina Para Menores

23 DE OCTUBRE

LA ASTUCIA DEL GALLO

«Sean, pues, astutos como serpientes, aunque también sencillos como palomas» (Mateo 10: 16).

ALGUNOS ANIMALES poseen características de las que debemos aprender. Allá por los tiempos de Jesús, él nos aconsejó que fuéramos astutos como serpientes, porque él sabía que en el mundo hay personas que querrán aprovecharse de nosotros, y no hemos de ser tan tontos como para permitírselo.

La serpiente no es el único animal astuto, el gallo también lo es. Pero con una diferencia: la serpiente es astuta como mecanismo de defensa, para evitar que le hagan daño. Por eso es un ejemplo a imitar. El gallo es astuto para sacar provecho.

Cualquier día que vayas a una finca donde haya gallinas, observa el comportamiento del gallo y verás que siempre anda en plan de conquista. Él quiere aparearse para tener descendencia, por eso camina como si fuera el ave más hermosa del corral. Y realiza una danza alrededor de la gallina para conquistarla. Pero cuando la gallina no le hace ni caso y pasa de él, él se las ingenia de maravilla para llamar la atención de ella. Como te digo, el gallo es muy ingenioso y astuto. ¿Qué es lo que hace? Pues se hace el cortés. Busca alimento y empieza a emitir una serie de ruiditos para llamar la atención de alguna gallina hacia el alimento. Así, la gallina se acerca para comer, no para flirtear con el macho. Y cuando la gallina llega para participar del banquete, el gallo, con un gesto de cortesía animal, le concede ser la primera en comer. Esto no es común en el reino animal. La gallina, deleitada por el cortés caballero, come feliz y contenta. Cuando la gallina está comiendo con la guardia baja, el gallo se aba-lanza sobre ella sorpresivamente, y se aparean.

La cortesía es una virtud cuando brota del corazón de una persona convertida. Pero cuando «la utilizamos astutamente» para conseguirlo que uno quiere, entonces no sirve. Jesús nos dice que seamos astutos como la serpiente para que nadie nos engañe. Pero nunca nos ha dicho que seamos astutos como el gallo para sacar provecho de otro. ¿Lección aprendida? Espero que sí.

Narrado por: Linda Rumrrill
Lecturas Devocionales para Menores 2017
¡Salta!
Por: Patricia Navarro de Márquez

Deja tu Comentario

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *