Devoción Matutina Para Menores

13 DE DICIEMBRE

SIEMPRE HACIA ARRIBA

«Entonces los apóstoles le dijeron al Señor: “¡Aumenta nuestra fe!”» (Lucas 17: 5, NVI).

LA MAYORÍA de las fábricas tienen grandes salidas de humo, ¿te has dado cuenta? ¿Y te has fijado también en que el humo que sale de las chimeneas de las fábricas siempre va hacia arriba? En la cocina sucede lo mismo; cuando tu mami está cocinando, también te podrás dar cuenta de que el humo siempre se va hacia arriba, igual que la llama. Cuando enciendes una vela, o un fósforo, sucede lo mismo: la llama no se va para abajo y cuando los apagas, el humo sube hasta que se consume. ¿No te parece curioso que el humo no se vaya hacia abajo ni hacia los lados? ¿Quieres saber por qué?

Bueno, en realidad no podemos afirmar rotundamente que el humo siempre se vaya hacia arriba, porque depende de la corriente de aire que lo rodee. Cuando no hay corriente de aire, sino que el aire está quieto, entonces las llamas y el humo van hacia arriba. Pero si hay corriente, no sucede así. Si deseamos que una llama se vaya hacia abajo, o hacia uno de los lados, lo único que necesitamos es crear una corriente de aire que la leve a la dirección que queremos. De igual forma funciona cuando encendemos una vela; si hay mucha corriente de aire, la llama se va hacia los lados, e incluso puede apagarse.

Nuestra vida espiritual siempre debe parecerse al humo y a las llamas: ha de ir hacia arriba, nunca hacia abajo o hacia los lados. Hay corrientes a nuestro alrededor que intentan alejarnos de Jesús. Las cosas que nos rodean, nos pueden distraer tanto que dejemos de mirar hacia arriba. Por ejemplo, si pasas horas viendo la televisión, o escuchando música no cristiana, o divirtiéndote en cosas que no son sanas, es seguro que no aumentará tu fe. Tus intereses se irán hacia otros lados que no serán Jesús y la religión.

La manera de mantener nuestra llama viva, bien ardiente y hacia arriba, es observando la naturaleza, leyendo la Palabra de Dios y manteniendo la mirada fija en Jesús, todos los días, para que sea nuestro mejor amigo. Ignora las corrientes que te distraen de Jesús, y céntrate en serle siempre fiel. Como una preciosa llamita reluciente que va siempre hacia arriba.

Narrado por: Linda Rumrrill
Lecturas Devocionales para Menores 2017
¡Salta!
Por: Patricia Navarro de Márquez

Deja tu Comentario

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *